Tu cuerpo es como es, y no tiene porqué ser delgado.

Tu cuerpo es como es, y no tiene porqué ser delgado.

Comparte este contenido:

Tu cuerpo es único, no hay dos cuerpos iguales, salvo en el caso de gemelos idénticos.

Tu tamaño, tu forma y tu altura no son algo surgido de la nada.

¿Porqué tu cuerpo es cómo es?

Voy a explicártelo:

Yo soy delgado porque mi madre era delgada. Mi forma delgada es fruto de mi herencia genética, así de simple.

Nunca he hecho nada especial para ser delgado, simplemente soy así, delgado. En cambio, mi hermana es robusta, fuerte, incluso hay quien la podría considerar gorda.

¿Ha hecho ella algo especial, malo, o inadecuado para ser así? En absoluto, su cuerpo es robusto debido a la herencia genética de mi padre, que tenía un cuerpo así.

Somos dos hermanos diferentes debido a nuestras herencias genéticas. Yo delgado y ella robusta.

Tu cuerpo tiene una forma debido a tu herencia genética. Y ésta no se puede cambiar. Eres como eres. En el mundo hay una gran diversidad de tamaños y formas corporales. Piensa en los pigmeos y en los masáis. Unos muy bajitos y los otros altísimos.

Hay otro elemento que determina tu forma corporal. Cada cuerpo acumula más o menos grasa también debido a la herencia genética. Seguramente conoces a personas que comen de todo y no acumulan grasa. En cambio, otras la acumulan con facilidad.

La pregunta es ¿porqué los cuerpos acumulan grasa?  Vamos hacia atrás en el tiempo. Hace millones de años, los seres humanos luchaban por sobrevivir y su máxima preocupación era conseguir alimento.

Había temporadas en que había abundancia de alimentos y otras épocas en que éstos escaseaban. El cuerpo humano se adaptó a este entorno incierto acumulando grasa para sí poder sobrevivir en periodos de hambruna.

Eres el resultado de un maravilloso mecanismo biológico que ha permitido que tus antepasados hayan sobrevivido a hambrunas, epidemias, guerras, desastres naturales, etc. Gracias a este recurso de acumular grasa en el cuerpo, estás leyendo este texto.

Hoy en día, con la abundancia de alimentos, no es necesario acumular grasa como antes, pero el cuerpo tarda tiempo en adaptarse a nuevas circunstancias. Este mecanismo de acumular grasa no puedes cambiarlo, es el que tienes.

Tu cuerpo es genéticamente perfecto.

Sí, tu cuerpo es fruto de una evolución en la que han sobrevivido los que mejor se han adaptado a las circunstancias. Tu cuerpo funciona perfectamente y su forma, el tamaño y la acumulación de grasa que tienes son únicas y perfectas.

Imagínate una esquimal en el polo norte hace 3.000 años, que fuese alta delgada y esbelta. Posiblemente sonríes porque te das cuenta de que no hubiese sobrevivido un invierno.

El cuerpo humano se ha adaptado a diferentes entornos climáticos y a diferentes tipos de alimentos disponibles.

Tu cuerpo es genéticamente perfecto y no puedes cambiarlo.

Trata de hacer ejercicio constantemente y dieta y observarás que no progresas a largo plazo y que no puedes cambiar nada de lo que te ha sido dado genéticamente.

Pero para muchas personas no es alegría y menos aún, un consuelo, saber que su cuerpo es genéticamente perfecto y que son como son debido a su herencia genética.

Déjame tus datos para enviarte ¡GRATIS! las dos claves esenciales para adelgazar:

La sociedad actual valora la delgadez y rechaza la gordura.

Igual que la sociedad inglesa de la era victoriana valoraba la contención estricta de las emociones y rechazaba su expresión.

El modelo de belleza actual es algo cultural, no es algo natural, lógico o saludable. Es algo impuesto, sí, impuesto socialmente.

Si los seres humanos tienen una gran diversidad de cuerpos lo lógico sería aceptarlos a todos. Como aceptamos que hay personas de diferentes estaturas, color de pelo, religiones, razas, lenguas y orientación sexual en la humanidad.

Voy a generalizar, pero sirve para entender lo que está pasando.

En la sociedad actual las personas delgadas tienen miedo a engordar y las personas gordas sufren porque se esfuerzan en adelgazar y no lo consiguen. ¿tenemos una relación saludable y de aceptación del cuerpo?

Creo que la respuesta para la mayoría de las personas sería, no. Muchas personas sufren, se sienten rechazadas, juzgadas, valoradas negativamente por su cuerpo e incluso discriminadas por ser gordas, porque su genética les ha dado un cuerpo que no responde a lo que culturalmente esta sociedad valora y acepta.

La cultura de la sociedad actual nos repite y nos ha inculcado que hay que ser delgada para ser perfecta, atractiva, tener éxito, ser sexi y ser feliz.

Muchas personas creen que la causa de su infelicidad es que no son delgadas y aspiran a serlo porque así todo lo demás se resolverá o así lo creen. Piensan “cuando sea delgada seré feliz, me habré quitado todo este peso emocional de encima que me provocan los kilos de más”.

¿Ser delgada para alcanzar la felicidad?

Pero ¿es posible que ser una persona delgada nos haga ser felices? ¿es posible para muchas personas adelgazar y alcanzar la delgadez que la sociedad insiste que hemos de alcanzar para ser saludables y felices? 

Para la gran mayoría de las personas la respuesta es, no.

Linda Bacon, doctora en Fisiología especializada en la nutrición y la regulación del peso, por la Universidad de California, dice al respecto en su libro Body Respect:

“El problema real es nuestro enfoque en el tratamiento y la prevención de la gordura. Esta epidemia de obesidad sólo existe porque hemos definido que exista. La epidemia desaparecerá tan pronto como dejemos de patologizar el peso y relegar a las personas a categorías infundadas y arbitrarias como el peso normal, el sobrepeso y la obesidad, como base para evaluar su bienestar, lo cual afecta las creencias que tienen sobre su valor como personas”.

¿Qué opinas al respecto? ¿Te sientes identificada?

Espero tus comentarios.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

avatar
1500