¿Cómo sentir hambre física?

Comparte este contenido:

Voy a explicarte la señal de hambre física, indicándote cuándo la tenías, cómo se desconectó, cómo lo que crees que es hambre física no lo es en realidad y cómo puedes volver a sentir esta sensación en tu estómago.

Cuando somos bebés nuestro cuerpo funciona perfectamente, sin interferencias culturales o sociales. Cuando el hipotálamo detecta que nos falta energía activa una señal física en el estómago, que es incómoda y el bebé llora porque no sabe hablar y quiere aliviar esta sensación molesta.

Nuestro cuerpo tiene mecanismos sofisticados coordinados por el cerebro para detectar cuando nos falta energía y necesitamos alimento desde que nacemos.

En la niñez seguimos sintiendo la sensación de hambre física, pero razones sociales y familiares hacen que perdamos esta conexión con el estómago. Un hecho social es que hay unas horas determinadas para comer: desayuno, comida y cena. De esta forma dejamos de escuchar al indicador interno de hambre física y nos acostumbramos a comer a ciertas horas. Además, en familias más rígidas este proceso es más rápido que en familias más flexibles.

Imagínate una sociedad donde solo se pudiese beber agua a ciertas horas y el resto del día no. Te parecería una barbaridad, algo no natural. Pues esto ha sucedido a la hora de alimentarnos.

De esta forma llegamos a la edad adulta acostumbrados a comer a ciertas horas del día y desconectados del indicador del hambre física y también de la saciedad. Pero notamos algunas sensaciones en el estómago que confundimos con la señal de hambre física. Veamos cuales son:

La ansiedad o nervios en el estómago suelen confundirse con el hambre física. Al sentirse en el estómago es habitual que muchas personas con nervios o ansiedad coman creyendo que es hambre. Debes tener en cuenta que si la sensación en el estómago aparece de pronto con una cierta intensidad y ésta se mantiene y no es más intensa con el paso del tiempo, es seguro que es ansiedad o nervios.

La sensación de hambre física va a más y se hace más intensa a medida que pasa el tiempo.

Es normal sentir una sensación, a veces intensa, en el estómago a la hora de comer, sobre las 13h o 14h. En realidad, estás notando los jugos gástricos. Tu cuerpo está acostumbrado a comer a ciertas horas y automáticamente segrega los jugos gástricos. Pero ¿los jugos gástricos son una señal de hambre física? Vamos a verlo con detalle.

Seguramente te ha pasado alguna vez que es la hora de comer y sientes la sensación de los jugos gástricos en el estómago, pero no tienes tiempo de parar, estás muy ocupado y sigues pasando las horas inmerso en tus quehaceres. Descubres sobre las 6 o 7 de la tarde que ya no notas nada en el estómago. ¿Se ha pasado el hambre? No. Cuando a tu cuerpo le hace falta realmente energía la sensación de hambre en el estómago es cada vez más intensa, llega hasta la máxima intensidad, el hambre voraz, un estado en el que lo único que te importa es comer.

Los jugos gástricos, que es lo que la gente confunde más con el hambre física, no lo son. Como comes regularmente a las mismas horas tu cuerpo se ha acostumbrado y automáticamente segrega los jugos gástricos. Pero estos no son hambre física.

La sensación de estómago vacío o agujero en el estómago no es hambre física. Es simplemente que el estómago está vacío y lo notas. Cuando has orinado tu vejiga está vacía y lo notas, pero no te pones a beber agua rápidamente para llenarla. El estómago vacío es una sensación normal y no significa que tengas hambre física. Hay personas que sienten un cosquilleo, un hormigueo en el estómago, un rugido, sonidos, movimientos intestinales, etc. Todo eso son sensaciones en el estómago que no tienen nada que ver con el hambre física, son sensaciones o sonidos propios del sistema digestivo, nada más.

Entonces todo esto que se suele considerar que es hambre física no lo es.

¿Cómo es posible? ¿Cuál es la explicación? Te lo indico a continuación:

Durante años has comido a ciertas horas cada día, prácticamente sin excepción. Confundiendo señales en tu estómago con hambre física y no lo eran. Lo cierto es que llevas años comiendo porque toca comer sin notar la sensación de hambre. Es probable que comas en exceso y tengas algo de sobrepeso porque pones más energía en tu cuerpo de la que éste necesita.

La mayoría de la población lleva años sin sentir hambre física, comiendo porque toca comer e incluso notando que no tienen hambre, pero comen algo por hábito porque es la hora y es lo que todo el mundo hace. Hay quién piensa que comer un yogur o una pieza de fruta no es cenar. Si no es cenar ¿qué es? Estás poniendo energía en tu cuerpo, aunque sea poca.

Vuelve a sentir la sensación de hambre física

Para volver a sentir la sensación de hambre física has de empezar a comer de otra manera. Has de cuestionarte comer tres veces al día. Posiblemente si tienes mediana edad y eres una persona sedentaria comes en exceso y tienes algo de sobrepeso.

Piensa que el deseo, las ganas de comer, el me apetece, debe estar muy bueno, que buena pinta tiene o es la hora de comer, viene todo de la mente. Son estímulos o hábitos mentales, pero no es hambre física, ésta se siente en el estómago. Además, a medida que pasa el tiempo, la sensación es más intensa.

Empezar a escuchar y prestar atención a tus sensaciones físicas en el estómago es el primer paso del camino para llegar a notar el hambre física.

Seguramente tendrás que adelgazar el exceso de energía que has ingerido y que se ha acumulado en forma de grasa o kilos en tu cuerpo.

Es un error esforzarse en sentir hambre física, esta sensación te encontrará a ti. Si prefieres una explicación más técnica, el hipotálamo percibirá cuando te hace falta energía y activará una sensación muy clara en tu estómago que te indicará que hay que comer.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500