¿Se puede adelgazar sin hacer dieta?

Comparte este contenido:

La respuesta es sí, adelgazar sin hacer dieta es posible, y además es la única alternativa contra el efecto rebote.

Para que lo descubras te pido que me acompañes en este artículo en el que te voy a explicar el origen y la evolución de las alternativas a las dietas.

En Estados Unidos existe desde finales de los años 80 del siglo pasado un movimiento “anti dieta” o “no dieta”. Se basa en la experiencia negativa de miles de personas que han hecho dietas sin lograr mantener el peso que consiguieron.

De hecho, la experiencia de millones de personas que hacen dieta es el efecto rebote y el retorno al peso anterior a la dieta o incluso ganar peso después de hacerla.

Numerosos profesionales, incluyendo dietistas, nutricionistas y endocrinólogos empezaron a darse cuenta de que las dietas no funcionaban con sus pacientes y empezaron a buscar alternativas eficaces para adelgazar sin hacer dieta.

Las 2 alternativas para adelgazar sin hacer dieta:

Técnicas de Mindfulness:

La primera de las alternativas se basa en las técnicas de Mindfulness (plena conciencia) que el profesor de la Universidad de Massachusetts, Jon Kabat-Zinn,  publicó su libro Mindfulness-Based Stress Reduction.

Están basadas en evidencias científicas de los beneficios de la meditación budista. En Mindfulness, esta antigua practica de los monjes está desprovista de cualquier connotación filosófica o religiosa. Hay quien lo define como la meditación adaptada a occidente.

Mindfulness se ha demostrado muy eficaz en la reducción del estrés y tiene muchas aplicaciones con fines terapéuticos, adicciones y enfermedades, obteniendo los pacientes beneficios importantes. También se usa para la alimentación, se denomina Mindfulness Eating, o comer conscientemente.

Se basa en observar las sensaciones físicas, emociones y reacciones del cuerpo en el proceso de la alimentación.

Aunque el objetivo no es adelgazar sin hacer dieta sino comer conscientemente, su práctica puede lograr como resultado un cambio en la forma de comer y se puede lograr perder peso.

Conectar con tu estómago y con los indicadores de hambre y saciedad:

La segunda alternativa se centra en conectar con los indicadores del hambre y de la saciedad del estómago.

Es decir, en algo tan sencillo como prestar atención al estómago antes de comer y durante la comida. Hay algunas variantes, pero todas tienen su origen en el libro de Tribole y Resch, publicado en 1995 sobre este tema y titulado Intuitive Eating.

Adelgazar sin hacer dieta

Libros y estudios que avalan dejar las dietas para adelgazar:

Unos años antes se había publicado en Inglaterra, en 1989, el libro de Jane Hirschmann y Carol Munter Overcoming Overeating.

Aunque el enfoque de estas autoras es terapéutico en relación con las consecuencias psicológicas y emocionales de las dietas, de ahí su título, “superar los atracones”, inciden en la importancia de comer según las necesidades físicas del organismo y en comer de todo.

Discípulas de estas autoras como Judith Matz y Ellen Frankel en su libro Beyond a Shadow of a Diet, han ampliado enormemente los recursos terapéuticos para ayudar a miles de personas que han sufrido el negativo efecto de las dietas, la imagen corporal y las experiencias infantiles relacionadas con la alimentación y el cuerpo.

También ha sido muy importante el libro de la doctora e investigadora Linda Bacon, Health at Every Size, (Salud en Todos los tamaños) publicado en 2008. 

El acrónimo del título HAES, ha sido adoptado como un movimiento que reivindica la aceptación del cuerpo y sentirse bien más allá de la obsesión por perder peso.

Linda Bacon dice en su libro:

Estas mujeres descubrieron que su enfoque en perder peso ocultaba su búsqueda real: un deseo de sentirse mejor consigo mismas, tener más vitalidad y más salud, sentirse atractivas para sí mismas, no para alguien más. Cuando dejaron de enfocarse en adelgazar, eso es exactamente lo que consiguieron” y añade, “Es la misma conclusión a que llegaron las mujeres de HAES, que perder peso no es tan importante como pensaban”.

Mención especial merece Susan Orbach y su libro Fat is a Feminist issue, (El peso es un asunto feminista) publicado en 1978.

Esta psiquiatra británica hace un análisis brillante de la relación entre las mujeres, sociedad, poder, cuerpo, dietas, emociones y alimentación en la sociedad contemporánea.

Adelgazar escuchando a tu estómago

Principios de las técnicas basadas en conectar con tu estómago y con los indicadores de hambre y saciedad:

Todas las autoras de esta corriente coinciden en la importancia de dejar de hacer dietas. Esto es fundamental para salir del ciclo de privación y control de la comida seguido de atracones a continuación.

Si se siguen haciendo dietas se sigue atrapada en la mentalidad de dieta.

Otro aspecto fundamental para evitar comer compulsivamente por la ansiedad y las emociones es aprender a resolverlas.

Muchas personas con una gran fuerza de voluntad notan cómo las emociones las llevan a comer de nuevo compulsivamente.

Un estudio de la American Psycological Association de 2013 demuestra la importancia de abordar las emociones para adelgazar.

Es impensable actualmente que alguien pueda adelgazar consistentemente si no aborda la resolución de emociones como la ansiedad que son detonantes del sobrepeso.

Además, te guían para que conectes con el estómago, con los indicadores internos de apetito y saciedad que todos tenemos.

Es un proceso de reeducación importante que consiste en dejar de comer desde la mentalidad de dieta controlando qué como y cuánto como, y pasar progresivamente a comer desde el estómago. De esta forma se come cuando se siente hambre y se para de comer cuando se siente saciedad.

Como consecuencia se come menos progresivamente, sin esfuerzo y sin pasar hambre.

Insisten en comer de todo. No hay alimentos que engorden.

Esta creencia tan extendida y asumida lleva a los inevitables atracones y a ver la comida como buena o mala en función de si me puede engordar.

Lo que engorda es el conjunto de lo que comemos y no éste o ese alimento. Comer de todo es saludable y es importante para normalizar la relación con los alimentos.

También destacan la importancia de aceptar el cuerpo.

Éste es fruto de la herencia genética, tanto en su tamaño y forma como en el peso. Insisten en no dejarse llevar por el modelo de belleza arbitrario actual de tener un cuerpo delgado y ayudan a aceptar el cuerpo progresivamente. Insisten en dejar de buscar la aceptación de los demás y sentirse bien con una misma.

La pregunta final es, ¿funciona esta segunda alternativa para adelgazar sin hacer dieta? La respuesta es sí. Recordemos que la primera alternativa, Mindfulness Eating no se postula para adelgazar.

En frente tenemos las dietas que son un negocio multimillonario. No hay ningún estudio serio, no financiado por la industria del adelgazamiento, que demuestre que las dietas funcionan a largo plazo.

Ninguna dieta funciona a largo plazo.

Más detalles sobre la consistencia de los resultados a largo plazo de esta alternativa a las dietas, los tienes al final de este artículo del blog, en el eBook Método Navarro para Adelgazar, que puedes recibir gratis en tu correo electrónico:

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500