Resultados y consecuencias de los métodos para adelgazar.

Comparte este contenido:

En este artículo vamos a hacer una relación con los métodos para adelgazar más comunes, y voy a compartir contigo algunos datos sobre cada uno de estos métodos para que compruebes por ti mism@ su nivel de eficacia:

Las dietas o métodos restrictivos con la comida.

Los estudios científicos indican repetida y reiteradamente desde hace años que las dietas no funcionan a largo plazo, es decir que los kilos adelgazados con la dieta se recuperan por el efecto rebote

Ya en 1992, hace ya 25 años, una conferencia de expertos, reunidos por los Institutos Nacional de Salud de Estados Unidos, alertó de que la mayoría de las personas recuperaban el peso después de hacer una dieta.

Numerosos estudios posteriores indican que sólo una ínfima parte de las personas que hacen dietas mantienen el peso logrado. Puedes ver más información en el artículo Las dietas no funcionan. Nunca han funcionado, ni funcionarán que escribí hace unos días en este mismo blog.

La cirugía aplicada al aparato digestivo.

Este método se puede decir que es una dieta forzada, formado por varias técnicas que se centran en reducir la capacidad del estómago para retener comida o manipular órganos para que no puedan absorber tantos nutrientes.

Este tipo de cirugía tiene posibles efectos secundarios de gran relevancia, como paso a enumerarte a continuación:

1. Deficiencias nutricionales demostradas.

Numerosos estudios científicos han demostrado la aparición de deficiencias nutricionales tras someterse a distintos tipos de cirugía digestiva con el objetivo de perder peso:

2. Riesgo de fallecimiento.

Un estudio de David R. Flum, “Early Mortality among Medicare Beneficiaries Undergoing Bariatric Surgical Procedures", publicado en Journal of the American Medical Association (2005) hizo un seguimiento de más de 16.000 personas sometidas a estas cirugías, y concluyó que el 4,6% falleció en un periodo de un año después de someterse a ellas.

Un estudio de la American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, es decir la asociación de los cirujanos que usan este tipo de técnicas invasivas, titulado “The History of Surgery for Obesity: A Brief History and Summary of Bariatric Surgery” (2005) afirma que de 2 a 5 de cada mil personas sometidas a bypass gástrico fallecen al cabo de un mes.

3. Otras patologías asociadas.

El Dr. Paul Ernsberger y Sandy Swarzc hicieron una compilación de las complicaciones más habituales después de someterse a cirugía gástrica en 2007, la lista es muy amplia, y entre otras destacaba: anemia, artritis, vómitos, desmayo, restreñimiento, depresión, diarrea, dolor de estómago, infección urinaria, náuseas, problemas para dormir, calambres y finalmente acaba con recuperación del peso.

El Dr. Edward Mason es el cirujano que desarrolló la técnica del bypass gástrico y en un artículo titulado “Surgery for Obesity”, publicado en International Bariatric Surgery Registry (ISBR) de 1999, afirma:

“Para la inmensa mayoría de clientes hoy en día, no hay operación que controle el peso a un nivel “normal” sin introducir riesgos y efectos secundarios que durante toda la vida plantean interrogantes sobre su uso para el tratamiento de la obesidad”

Métodos basados en la conexión con el estómago.

Estos métodos se basan en las señales de hambre física y de saciedad que nos envía el estómago. Los primeros datos los tenemos de Jane Hirschmann, pionera y especialista en el tema.

En 1988, después de atender directamente a ochocientos clientes y haber dado a conocer sus técnicas a miles de personas en conferencias y seminarios, afirma que:

Foto: Jane Hirschmann

 “El 25% sienten miedo ante este cambio radical y se rinden antes de llegar a alcanzar resultados, mientras que el 75% restante tienen una gran experiencia. Resuelven su tendencia a comer compulsivamente y al hacerlo cambian sus vidas. Y lo más importante, desarrollan un sentimiento radicalmente diferente de ellos mismos y de su vida”.

Más recientemente, otra pionera, Linda Bacon (de la que ya te he hablado en alguna ocasión), junto con su equipo de investigadores, publicaron un estudio en 2002 en el International Journal of Obesity, titulado “Evaluating A ‘Non-Diet’ Wellness Intervention for Improvement of Metabolic Fitness, Psychological Well-Being and Eating and Activity Behaviors”.

El estudio se realizó con mujeres entre 30 a 45 años. Se hicieron dos grupos, uno hacía una dieta y el otro seguía principios de aceptación del cuerpo y conexión con el estómago a la hora de comer.

Ambos grupos mostraron mejoras similares en la aptitud metabólica, factores psicológicos y conductas alimentarias; sin embargo, la tasa de abandono para el grupo que hacia la dieta fue de 41%, en comparación con el 8% en el grupo enfocado en el cuerpo.

El grupo de dieta mostró una pérdida de peso a corto plazo y mejoró la autoestima, pero estos resultados no se mantuvieron después de un año; por el contrario, los miembros del grupo que conectaron con el estómago mostraron mejores resultados durante este mismo período de tiempo.

Foto: Linda Bacon

Dos años después realizaron un seguimiento de las participantes en el estudio. Los resultados fueron publicados en el Journal of the American Dietetic Association en un artículo titulado “Size Acceptance and Intuitive Eating Improve Health for Obese, Female Chronic Dieters” (2005).

Las personas del grupo enfocado en el conocimiento de su cuerpo habían mantenido a largo plazo los cambios de comportamiento, el peso y la mejoría de autoestima, se sentían mejor consigo mismas, tenían más vitalidad y buena salud.

Las que hicieron dietas habían recuperado su peso y no mostraban ninguna mejoría personal.

Ambos estudios documentan claramente los beneficios de abandonar la obsesión por la comida y el peso, junto con el rechazo y la vergüenza por el cuerpo, es decir, los condicionantes de la mentalidad de dieta. Esto, junto a conectar con el estómago y los indicadores de apetito y saciedad, mejora la salud y el bienestar de las personas a todos los niveles y a largo plazo.

¿Que opinas de cada uno de estos métodos para adelgazar?

¿Cuáles tes has planteado hacer y cuáles no?

¿Qué dudas tienes?

Espero tus comentarios al final de esta página.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

En 1994 me mudé a Estados Unidos donde completé los estudios de Piscología Espiritual en la Universidad de Santa Mónica y posteriormente amplié mi formación en Stanford en California. Master en Hipnosis, terapeuta, coach co-activo y especialista en gestión de las emociones.


Comparte este contenido:

Deja un comentario


*