Mitos sobre el sobrepeso desmentidos científicamente.

Mitos sobre el sobrepeso desmentidos científicamente.

Comparte este contenido:

Vivimos en una sociedad donde la apariencia física y la autoestima están equiparadas.

A través de los medios de comunicación y la publicidad nos han convencido que tener un cuerpo delgado es el patrón de belleza, y que esto es algo que todo el mundo puede conseguir con dieta y ejercicio.

Además, éste es un modelo que prácticamente todo el mundo asume sin ponerlo en cuestión. En realidad ¿quién dice que es más atractivo tener un cuerpo delgado que uno con curvas y grande?

En nuestra cultura, cuando alguien te dice que estás gordo o gorda no es una descripción, es un calificativo negativo y a menudo un insulto.

Las personas gordas son percibidas como poco sanas, inestables, infelices, glotonas, faltas de voluntad, indulgentes, sucias, y no dignas de respeto e incluso de amor.

La sociedad se ha encargado, con una serie de mensajes repetidos pero falsos, de que las personas que tienen un cuerpo gordo se sientan francamente mal.

Veamos algunas de estas falsedades:

3 mitos que la ciencia ha desmentido sobre el peso corporal:

1. Si estás gordo o gorda es porque comes demasiado.

Esta es una idea muy extendida y que hace que juzguemos a las personas gordas cuando comen. Algunas incluso se reprimen de comer lo que quisieran en público porque se sienten observadas y avergonzadas por su cuerpo.

Susan y Wayne Wooley psicólogos de la facultad de medicina de la universidad de Cincinnati publicaron un artículo en el Journal of Applied Medicine (1979) en el que citan varios estudios que demuestran que las personas gordas comen la misma cantidad de comida que las que son delgadas.

Janet Polivy y Peter Herman investigadores de universidad de Toronto, en su libro Breaking the Diet Habit, introducen el concepto de “peso natural” que es único para cada persona.

No es un peso exacto, sino que tiene un rango de oscilación que es diferente para cada individuo. 

Esta horquilla es mayor o menor según las personas. El peso natural es fruto de la herencia genética y manipularlo o cambiarlo es imposible.

La forma del cuerpo de cada persona depende de la herencia genética, y el peso natural es único y también tiene una base genética.

Las personas gordas no comen necesariamente más que las delgadas.

2. Si eres gordo o gorda vivirás menos.

Hay una cantidad abrumadora de estudios que demuestran que esto no es cierto. Las personas con sobrepeso viven más que las consideradas con peso normal y las que son ligera o moderadamente obesas viven por lo menos tanto como las de peso normal.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) de Estados Unidos, uno de los países donde hay más obesidad, publicó estos datos estadísticos en el Journal of the American Medical Associationen 2005 con el título “Exceso de muertes asociadas al poco peso, sobrepeso y obesidad”.

El equipo de investigadores formado por Flegal, Graubard, Williamson y Gail, afirma “está lejos de ser cierto que hay alguna mortalidad apreciable entre los americanos con sobrepeso y obesos como grupo” y añaden que “incluso la obesidad severa no demostró un riesgo significativo de mortalidad”.

Pero hay más estudios que demuestran que las personas con sobrepeso viven por lo menos y con frecuencia más, que las que tiene un peso normal. Te dejo aquí la referencia de algunos de ellos:

  • Soham Al Snhin. “El efecto de la obesidad en la discapacidad contra la mortalidad de ancianos americanos”, publicado en Archives of Internal Medicine (2007) con más de 8.000 ancianos.
  • Chantal Dolan. “Asociaciones entre la composición corporal, antropometría y la mortalidad en mujeres de 65 años o más”, publicado por el American Journal of Public Health (2007) realizado con más de 8.000 mujeres.
  • Kathleen McTigue. “La mortalidad y los resultados cardíacos y vasculares en mujeres extremadamente obesas”, publicado en Journal of the American Medical Association (2006) sobre los datos recopilados de 5.000 mujeres.
  • Dongfeng Gu. “Peso corporal y mortalidad entre hombres y mujeres en China”, publicado en Journal of the American Medical Association (2006), realizado entre 170.000 ciudadanos chinos.
  • Hans T. Waaler. “Altura, peso y mortalidad: la experiencia noruega” publicado en Acta Medica Scandinavica Supplemantum, con información de 1.700.000 hombres y mujeres de Noruega. Es el mayor estudio realizado y las personas con sobrepeso tenían más esperanza de vida que las consideradas de peso normal.

Para acabar un mega estudio sobre los resultados de 26 estudios, realizado por Daniel L. McGee, “Índice de masa corporal y mortalidad: un meta-análisis basado en datos personales de 26 estudios“, publicado en Annals of Epidemiology (2005). Concluye que los individuos obesos viven un poco más que los de peso normal.

3. Las personas gordas tienen más riesgo de enfermar.

Apenas hay evidencias que demuestren que el peso es la causa principal de muchas enfermedades que se le adjudican.

Por el contrario, hay muchos estudios que demuestran que la relación entre actividad y longevidad es mayor que la relación entre peso y longevidad.

Estar en forma, ágil, moverse y hacer ejercicio regularmente, es más importante que el peso como factor de longevidad.

Sobre la obesidad y la hipertensión no hay una relación clara. Parece que la hipertensión es causada por el ciclo de dietas a las que se someten las personas obesas.

Un estudio de Guagnano titulado, “Las fluctuaciones de peso pueden aumentar la presión arterial en mujeres obesas”, publicado en Clinical Sciences (1999), muestra hipertensión en mujeres obesas que han hecho dietas, mientras que las mujeres obesas que no las han hecho tienen una presión normal.

Si analizamos la relación entre la obesidad y la arterioesclerosis, 50 años de estudios de autopsias no muestran ninguna relación entre ambas.

¿Qué hay de la relación entre la obesidad y la diabetes tipo 2? Es cierto que las personas obesas suelen ser el grupo que mayoritariamente tienen diabetes tipo 2. Sin embargo, hay importantes evidencias de que el riesgo de padecer esta enfermedad implica un componente genético que también influye en engordar.

Donna Ciliska, investigadora canadiense, publicó el estudio “Una revisión de las intervenciones para personas obesas no insulina dependientes diabetes Mellitus”, en Canadian Journal of Diabetes Care (1995).

Sus conclusiones tras analizar todos los estudios disponibles en esa fecha, es que adelgazar mejora inicialmente de la diabetes, pero los niveles de glucosa vuelven al nivel previo al tratamiento después de 6 a 8 meses, incluso si se mantiene la dieta.

Hay varios estudios que documentan que la diabetes tipo 2 puede mejorarse con cambios en la nutrición y la actividad física, aunque no haya pérdida de peso.

Comer mejor y ser más activo es mucho más efectivo que una dieta.

Resumen de lo que dice la ciencia:

Una persona gorda come en muchos casos igual que una persona de peso normal, y su peso es debido a la herencia genética.

En ningún caso está demostrado que las personas con peso vivan menos que las de peso normal. De hecho, su longevidad es mayor o igual que las que tienen peso normal.

Finalmente, las personas gordas no enferman más que las de peso normal. Hay millones de personas grandes que son saludables, el peso no es el determinante, sino que estén en forma.

¿Te queda alguna duda al respecto de estos mitos?

¿Qué otros mitos crees que se tienen respecto al peso corporal?

Espero tus comentarios al final de esta página.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

avatar
1500