Las dietas en la adolescencia son contraproducentes.

Comparte este contenido:

Adela es una clienta de Madrid que me confesó que comenzó a hacer dietas a los 12 años. Me quedé estupefacto, una niña de 12 años haciendo dietas. Resulta que era “llenita” y su madre decidió que tenía que hacer dieta. Sus esfuerzos con las dietas no han funcionado y tiene sobrepeso.

¿Cuántas madres proyectan y trasmiten su relación negativa con su cuerpo en sus hijas? ¿Cuántas madres han introducido a sus hijas en las dietas como algo normal y necesario? Claro que en esa época no tenían la información que hay ahora sobre las dietas, su fracaso y las consecuencias negativas que crean.

Para mí es una barbaridad que adolescentes tan jóvenes, casi niñas, hagan dietas. Primero, porque el cuerpo a esas edades aún no está formado totalmente y va cambiando.

Hay etapas en que puede estar “llenita” y después dar un cambio.

¿Qué relación con su cuerpo y con la comida va a adquirir si su familia la lleva a un especialista para que adelgace?

Lo primero, va a interiorizar su cuerpo como algo defectuoso, erróneo o inadecuado que está mal y necesita arreglo. Especialmente a una edad donde la inseguridad es la norma y la autoestima está desarrollándose.

Su cuerpo es la forma como se muestra y se presenta al mundo, pero en casa dicen que hay que adelgazar, que el cuerpo que tiene es muy grande. Posiblemente empiece una relación en la que va a rechazar su cuerpo, lo va a juzgar y se va a sentir “diferente” en un sentido negativo del término.

Además, ¿qué relación va a establecer con la comida?

No puede comer lo que quiere y cuando quiere. Empieza a aprender a controlar qué come, cuándo come y las cantidades que come. Va a empezar a “pasar hambre” voluntariamente, cuando su cuerpo está desarrollándose todavía. Y “pasar hambre” crea un estrés físico y psicológico importante.

Lo peor es que va a interiorizar el control como forma de relación con la comida. Va a ver alimentos, buenos y malos, los sanos que no engordan y los otros que engordan. Va a empezar a pensar en calorías en vez de nutrirse saludablemente y disfrutar de la comida.

Va a empezar a vivir en guerra con la comida, algo que necesita, pero que es peligrosa porque puede engordar. Va a tener una lista mental de alimentos que engordan y que debe limitar o no comer para que la báscula no le de un disgusto. Va a privarse de comer esos alimentos para después, inevitablemente, darse atracones.

La gran mayoría de las clientas que he tenido que empezaron a hacer dietas en la adolescencia tienen sobrepeso. 

¿Qué dice la ciencia?

La ciencia, con numerosos estudios, afirma que en familias donde se critica, o juzga el cuerpo de los niños estos acaban teniendo sobrepeso al ser adultos. Cuando se les hacen comentarios por comer demasiado o por comer poco, se les limita o controla lo que comen suelen ser adultos con sobrepeso.

Las familias rígidas, controladoras, que juzgan, critican o hacen comentarios sobre el cuerpo que tienen o la cantidad de comida que ingieren sus hijos, son creadoras de futuros adultos con sobrepeso. Y muchos de mis clientes han crecido en familias así.

 

Hacer dietas desde la adolescencia hace que adquieran el hábito de comer con ciclos de privación y atracón. Con épocas en que controlan lo que comen y otras en que no pueden evitar comer en exceso. Cuando son adultos, comer en exceso es percibido inconscientemente, como un acto de autoafirmación, de ejercicio de su voluntad y de control frente a las limitaciones de la adolescencia. Es como pensar, “ahora voy a comer lo que yo quiero”, “nadie me dirá lo que puedo o no puedo comer”.

La relación con su cuerpo y con la comida va a ser anómala durante muchos años. Van a interiorizar hábitos y creencias que van a perpetuar su sobrepeso. Además, van a sentir emociones que las van a acompañar durante tiempo.

Es normal que sientan ansiedad por la comida, que el acto de comer implique esfuerzo, sacrificio y voluntad para no engordar. Cada comida puede ser una batalla para adelgazar o no engordar. A pesar de sus esfuerzos perciben que la comida les controla y piensan todo el día en ella.

Lo peor es que se dan cuenta de que sus esfuerzos no son recompensados por los resultados que obtienen y sienten frustración e impotencia.

Asumen que la culpa es suya, que carecen de voluntad. En realidad, es todo lo contrario, tiene una gran fuerza de voluntad, pero el método, las dietas, es erróneo.

Estos sentimientos son transversales y afectan a todas las personas. He tenido clientes brillantes profesionalmente, pero atrapadas en esta telaraña de las dietas. No importa la inteligencia o formación, la mentalidad de dieta está tan arraigada y es vivida como algo tan normal que cuesta salir del bosque y ver los árboles.

Los estudios que he comentado antes también han analizado a las familias “respetuosas”, en las que no hay comentarios sobre el cuerpo de sus hijos o lo que suelen comer. Generalmente llegan a ser adultos sin sobrepeso, con una imagen corporal positiva y suelen tener más autoestima.

 

A veces me comentan que hay adolescentes con sobrepeso y que hay que hacer algo. No lo dudo, pero las dietas no van a solucionar nada, lo van a empeorar, va a ser como echar gasolina al fuego.

Las dietas van a perpetuar el sobrepeso durante años y no van a solucionar nada. Son contraproducentes.

La respuesta que tiene éxito es educarles para que reconecten con sus indicadores internos de hambre y de saciedad. Esto les hace ganar confianza en sí mismos y en su capacidad para decidir sobre su alimentación. Las presiones externas o métodos rígidos como las dietas no funcionan a largo plazo. Pero esto requiere más esfuerzo inicialmente, pero los resultados son duraderos a largo plazo.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500