paradoja de adelgazar

La paradoja de adelgazar

Comparte este contenido:

Estás leyendo este texto porque quieres adelgazar, no cabe ninguna duda. Llevas tiempo, probablemente años, haciendo dietas e intentando adelgazar.

Durante este tiempo has aprendido que tienes que controlar lo que comes y la cantidad que ingieres para conseguirlo. Controlas lo que comes, te esfuerzas, y no lo has logrado.

Si has hecho dietas has tenido el efecto rebote y cuando no las haces, igual hay atracones cuando sientes ansiedad.

Tu prioridad es adelgazar, lo deseas intensamente. Vamos a explorar si esta prioridad te va a ayudar a conseguirlo realmente. Cuando tienes sobrepeso, el efecto de comer en exceso, te ves en el espejo o te pesas en la báscula y no te gustas y decides adelgazar, para ello te pones a dieta.

Con la dieta has controlado la ingestión de alimentos (el efecto) y las calorías (el efecto) siguiendo las pautas que te han dado. El control de la comida (el efecto) te ha hecho sentir: ansiedad, irritabilidad, obsesión por la comida, y todo esto te ha llevado a descontrolarte, a comer en exceso, sentirte culpable, enfadarte contigo mismo y a volver a engordar.

Y así una y otra vez…

Las dietas se enfocan en el sobrepeso, los kilos de más, el efecto de haber comido en exceso. Y te proponen reducir las calorías controlando lo que comes y qué alimentos comes.

Las dietas actúan sobre el efecto, los kilos extra que tienes.

Es una percepción mecanicista del cuerpo, en la que éste es como una máquina en la que igual que he engordado puedo adelgazar, como si pudiese poner o quitar kilos a voluntad.

Parte de la base de que el cuerpo puede ser controlado desde la mente y los kilos solo son una cuestión de comer más o menos. La realidad es mucho más compleja y el cerebro coordina el peso y la asimilación de alimentos de una forma muy sofisticada.

Lo que viene a continuación lo digo con todo respeto, no te estoy juzgando, solo mostrando lo que les sucede a miles de personas. Se parece esos conejillos de indias que dan vueltas en una noria para hacer ejercicio.

Estas atrapado en una noria girando en el sentido de las agujas del reloj, así:

La noria de la paradoja de adelgazar.

Tengo sobrepeso, quiero adelgazar, hago dieta, controlo lo que como, siento ansiedad, como en exceso, engordo, vuelvo a tener sobrepeso y vuelve a empezar el ciclo una y otra vez. Posiblemente ni sabías que estabas en esta noria y si eras consciente, no sabías como salir de ella.

Siempre que priorizas adelgazar, estás en la cabeza, en modo dieta y se activa el control de lo que comes (el efecto). Y en ese instante empieza a girar la noria.

Desde el punto de vista de la mentalidad de dieta, adelgazar es igual a control, y éste produce ansiedad, comer en exceso, engordar, y es igual a dar vueltas y vueltas en la noria.

Para bajar de la noria y no subir nunca más, hay que hacer lo que te propongo a continuación:

En vez de actuar sobre el efecto (los kilos de más), lo eficaz es hacerlo sobre las causas del sobrepeso (los hábitos negativos). Si quieres salir de la noria la clave es dejar de priorizar adelgazar y priorizar actuar sobre la causa y empezar a crear hábitos conectados con el estómago.

Si quieres adelgazar, deja de intentarlo.

Si priorizas adelgazar te vas al control de la comida (el efecto) y ya estás de nuevo dando vueltas en la noria. Cuando cambias tu prioridad y ésta es conectar con el estómago bajas de la noria y nunca pasas hambre.

Al conectar con el estómago, donde están los indicadores del apetito y de la saciedad, empiezas a crear nuevos hábitos. Sabes cuándo tienes hambre y cuándo sientes saciedad.

Si eliges comer, resulta que comes menos, progresivamente y sin esfuerzo. La recompensa es que adelgazas de una forma saludable sin ningún efecto rebote.

Al priorizar conectar con el estómago te liberas de la mentalidad de dieta progresivamente y ya no estás en la noria con ansiedad y descontrol.

Además, estás incidiendo en la causa del sobrepeso, crear nuevos hábitos, y no en el efecto, los kilos, que es lo que hacen las dietas. 

La paradoja de adelgazar

La paradoja de adelgazar, es que si sigues priorizando perder peso no lo conseguirás nunca.

Este “nunca” es muy rotundo, en efecto.

La demostración es que hasta ahora no has conseguido perder peso y mantenerlo.

Cuando priorices enfocarte en las causas del sobrepeso, los hábitos y las emociones, a través de la conexión con el estómago y sintiendo las emociones, adelgazarás.

Para adelgazar has de dejar de priorizar perder peso (el efecto) y priorizar la conexión con tu estómago. Como consecuencia de no priorizar adelgazar, adelgazarás.

Esta es la paradoja, adelgazarás de una forma saludable cuando ésta deje de ser tu prioridad y ésta pase a ser conectar con el estómago para crear los cuatro hábitos y sentir las emociones.

Desde la conexión con el estómago comerás menos, progresivamente y sin esfuerzo, porque sabrás cuando tienes hambre física y cuando sientes saciedad.

La paradoja de adelgazar es por tanto, que tienes que dejar de priorizar adelgazar para conseguirlo.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500