La importancia de las emociones para adelgazar

Comparte este contenido:

A la hora de adelgazar lo que la gente suele hacer son dos cosas: dieta y ejercicio.

Ninguna de las dos es eficaz.

En el artículo: Las dietas no funcionan, ni funcionarán, demuestro que las dietas no funcionan.

Y en el titulado: Hacer ejercicio no servirá para que adelgaces, pero te hará sentir bien, recojo las evidencias científicas que prueban que hacer ejercicio no ayuda a adelgazar en absoluto.

La dieta y el ejercicio no funcionan por si solas ni conjuntamente para que pierdas peso.

Seguir una dieta y esforzarse haciendo ejercicio no ha funcionado, ni funcionará nunca. Millones de personas las han hecho para después acabar recuperando el peso perdido por el efecto rebote intrínseco de las dietas.

Adelgazar en el siglo XXI, no puede conseguirse con estrategias fallidas del siglo pasado. Hacer una dieta y ejercicio es algo viejo, caduco e ineficaz, y las evidencias científicas acumuladas demuestran que no dan resultados.

Cuando alguien hace una dieta suelen recomendarle que cambie de hábitos, pero no le indican cómo hacerlo. Y también le aconsejan que se tome las cosas con más tranquilidad y no tenga tanta ansiedad.

Parece que estos dos consejos dan a entender que la persona que quiere adelgazar ha de cambiar algo que se intuye, los hábitos y las emociones, pero no se les dice cómo hacerlo.

Las emociones son una de las causas del sobrepeso. Es algo muy habitual que la ansiedad o cualquier otra emoción que nos hace sentir mal nos lleve a comer compulsivamente.

Es algo “normal”, cuando me siento mal busco la forma de cambiarlo, y como no se qué hacer con lo que siento, porque nadie me lo ha enseñado, lo que tenemos más a mano y es más fácil, es comer.

Comer no resuelve nada porque el problema que teníamos sigue siendo el mismo y la emoción continúa presente.

Pero la comida es el recurso disponible ante la incapacidad de sentir las emociones y llena un vacío, la necesidad de sentirme mejor o nos proporciona un cierto alivio temporal.

Mientras que una persona no aprenda a sentir las emociones que la impulsan a comer compulsivamente, no logrará adelgazar consistentemente.

Y esto incide en la raíz del problema, si lo que me hace comer en exceso y engordar son mis estados emocionales, si no los resuelvo, no podré adelgazar.

Chicas Sonrientes

Cada vez está más claro para la gente que adelgazar es un proceso de cambio que implica la relación con la comida, con nuestro cuerpo y con nosotros mismos.

Las percepciones sobre la comida, el cuerpo y nosotros han de cambiar para logar adelgazar definitivamente. Y las emociones son básicamente “información” constante sobre la relación que tenemos con estos tres elementos: la comida, el cuerpo y nosotros.

Todo proceso de cambio es en gran parte emocional. Veamos los sentimientos que tenemos cuando comemos. Muchas veces hay tensión a la hora de comer, ansiedad por la comida, miedo a engordar.

Comemos deprisa, engullimos todo lo que hay en el plato, nos sentimos llenos, pesados. Pensamos que vamos a engordar o nos preocupa la salud.

Al salir de la ducha y ver nuestro cuerpo, que no nos gusta, hay emociones de rechazo, juicio, crítica por lo que vemos y que no es lo que deseamos. Hay personas que sienten tal rechazo hacia el cuerpo que llegan a odiarlo.

Necesitan saber que el cuerpo es fruto de la herencia genética como explico en: Tu cuerpo es perfecto tal y como es. Y que la forma y el tamaño no son modificables y nos son dados por la genética. Pero los kilos de más que tenemos, eso sí que se puede solucionar.

Al pesarnos en la báscula tenemos emociones negativas, enfado, culpabilidad, recriminación o rechazo. No es el peso que deseamos y nos sentimos mal. Quizás frustrados o impotentes en algunos casos.

Cuando inconscientemente nos comparamos con amigos o conocidos, podemos sentirnos mal al ver la diferencia entre sus cuerpos y el nuestro.

Esto es especialmente intenso en verano cuando no llevamos tanta ropa y queremos ir a la piscina o a la playa y todos van a ver nuestro cuerpo.

Muchas personas que eligen no ir a la playa o piscina, o llevar prendas holgadas que disimulan su cuerpo.

En la vida diaria hay dificultades, problemas, contratiempos, decepciones y disgustos.

La vida es intensa y está llena de situaciones que nos hacen sentir mal y desgraciadamente muchas personas no saben cómo sentir sus emociones y éstas les desbordan con un sentimiento frecuente de ansiedad.

Además, cada emoción viene asociada a una nube de pensamientos y la tenemos presente durante días o semanas. 

No nos podemos quitar de la cabeza todos esos pensamientos que activan de nuevo la situación vivida y las emociones que tuvimos. Pasamos una película mental que nos hace sentir atrapados por las emociones.

Las estrategias que usamos con las emociones no nos sirven, no son efectivas: control, represión, supresión, racionalización, etc.

Estas emociones presentes con diferentes grados de intensidad nos producen un estado de ansiedad que nos impulsa a comer para sentir un alivio inicial y después culpabilidad por haber comido en exceso.

globos-amarillos-mna-adelgazar

Esta situación que he descrito es la habitual de muchas personas con sobrepeso. Con matices y con diferente intensidad.

Un proceso exitoso para adelgazar ha de abordar las emociones, debe dotar al cliente del entrenamiento para que aprenda a aceptar y sentir las emociones. Las estrategias de evitación de éstas no funcionan.

En el artículo Una técnica para gestionar y sentir las emociones, explico mi técnica para las emociones. Básicamente consiste en aceptar y sentir las emociones. Al hacerlo estas fluyen y se transforman.

Para adelgazar consistentemente y para siempre, es fundamental que tenga lugar un proceso de cambio personal, que pasa por aprender a sentir las emociones que son una de las causas del sobrepeso.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500