El Modo Dieta

Comparte este contenido:

El modo dieta es la forma en que te relacionas con la comida y tu cuerpo, cuando no estés haciendo una dieta y es tan perjudicial como ésta. Te lo explico:

Seguramente has hecho dietas si estás leyendo esto. Cuando haces un régimen es porque no te gusta tu cuerpo.

Toda dieta empieza por la no aceptación del cuerpo. Tienes unos kilos de más o simplemente eres fuerte y tienes un peso en relación con tu forma y tamaño y no te gustas. Para cambiarlo empiezas una dieta.

La dieta no es solo algo puntual que haces para adelgazar, sino que se convierte en una forma de relacionarte con la comida basada en reglas externas que te llevan a desconectarte de tus necesidades físicas y emocionales reales.

Dejas de escuchar a tu cuerpo y comer lo que necesita, a la vez que condicionas tu bienestar personal e incluso la autoestima a lograr y mantener un peso determinado.

Estar a dieta es tener una relación emocional con la comida basada en la ansiedad y la culpabilidad fruto del cumplimiento o incumplimiento de las reglas de la dieta.

Sientes ansiedad porque tienes que controlar constantemente lo que comes para adelgazar y seguir las reglas externas. Experimentas culpabilidad porque no puedes evitar descontrolarte y comer en exceso en algunas ocasiones.

Estar a dieta es clasificar a los alimentos como buenos o malos. Los saludables que no me engordan, son los buenos, y los que me engordan son los malos.

Pero la separación se va volviendo cada vez mas tenue, entre buenos y malos cuando la báscula no certifica el esfuerzo, y entonces la cantidad que puedo ingerir de los alimentos buenos-saludables se hace menor y todo lo que como parece engordarme.

Además, acabas dotando a tus decisiones en torno a la comida de un valor moral. Es decir:

Si escojo alimentos buenos me porto bien y en consecuencia me siento bien conmigo, si escojo alimentos malos, me porto mal y en consecuencia me siento mal.

Del corsé físico al corsé mental.

Una clienta me describió una dieta como el corsé que usaban las mujeres entre los siglos XVII a XIX para marcar la figura femenina y tener una silueta perfecta según los cánones de belleza del momento. El corsé aprisionaba el cuerpo femenino e incluso impedía respirar bien, provocando una sensación de ahogo.

El corsé moderno son las dietas, que impiden comer de una forma natural y saludable y siempre provocan ansiedad y culpabilidad por mucho que te esfuerces en hacerlo bien.

Parece que hemos pasado de un corsé físico a otro mental asociado con la comida. También absolutamente inútil y perjudicial.

Al hacer dietas asumes que has de controlar lo que comes, que hay alimentos que no debes comer porque engordarás, que tienes que limitar otros para adelgazar y que debes pesarte para saber como vas. Acabas comiendo alimentos, desnatados, descremados, bajos en…, sin…, light, cero, etc.  Comer es una lucha, hay esfuerzo, sacrificio, voluntad, dudas, control… peligro de engordar.

Cuando no sigues una dieta, todo lo que aprendiste con ellas ya es parte de la relación que tienes con la comida. Vives y comes en modo dieta. Has asumido y hecho tuyos todos los principios de las dietas, ya tienes el corsé mental que te va a impedir tener una relación saludable con la comida y con tu cuerpo.

 

Modo dieta.

Hay autores que definen el modo dieta como una pseudo-dieta. Es decir, no sigues una dieta determinada, pero tu comportamiento y tu relación con la comida es el mismo que cuando hacías un régimen. Pero con matices, porque suele ser más caótico al carecer del control externo de alguien al que “rendir cuentas”.

Cuando se está en modo dieta la voluntad y disciplina de la dieta se flexibilizan:

dietas no funcionan

Lo hago a mi manera, pero no funciona.

Da lugar a un comportamiento con la ingestión de comida, que se caracteriza por unas fases de privación seguidas de otras de atracón.

Momentos de control seguidos de otros de descontrol. De portarme bien para pasar a portarme mal. Se crea un bucle de restricción y exceso en la alimentación que es muy perjudicial para el cuerpo.

Aquí tienes algunas pistas para saber si estás en modo dieta:

  • Cuentas las calorías, controlas los hidratos de carbono. Comes solo alimentos seguros o combinaciones seguras. Compensas la ingesta de los “alimentos malos”, saltándote comidas o reduciendo la ingesta de la siguiente comida. Te “esfuerzas” en comer sano y hacer ejercicio para tener un cuerpo delgado. Te pasaste a la dieta vegana, sin gluten, paleo, etc… para adelgazar. Te pesas a diario y ajustas lo que comes a la cifra que has visto. Haces ejercicio para poder comer lo que quieres. Vas al gimnasio para quemar lo que has comido en exceso. Sientes ansiedad por la comida. Piensas todo el día en comer y la comida te controla.
  • La solución para dejar el modo dieta es dejar de hacer dietas y de controlar lo que comes para adelgazar. Hay una paradoja que debes comprender, cuanto más te esfuerces en adelgazar controlando lo que comes, más difícil te será adelgazar. El control te llevará al descontrol. A la fuerza de voluntad, la seguirá que te abandones en algunos momentos.
  • Es lógico pensar que en las dietas está la solución al problema pero no es así, el problema se agudizará cuantos más regímenes sigas. Más dietas es más de lo mismo, pero a peor siempre. El corsé cada vez te apretará más y te costará más respirar. La respuesta es acabar de raíz del problema, la dieta misma.
  • El modo dieta es tan o más perjudicial que las mismas dietas. Es una relación negativa con la comida y con tu cuerpo. Es la dieta cuando no haces dieta. Es más de lo mismo e igual de nocivo. Lo que has aprendido con las dietas no es útil.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500