El ideal de belleza actual genera rechazo social. ¿Te atreves a romper con él?

El ideal de belleza actual genera rechazo social. ¿Te atreves a romper con él?

Comparte este contenido:

Las personas son gordas por varias razones: debido a enfermedades, por los efectos secundarios de algunos medicamentos, porque comen más de lo que su cuerpo gasta o porque genéticamente son gordas.

Este artículo está dirigido solo a estos dos últimos grupos y especialmente a las personas a las que su herencia genética les ha dado un cuerpo gordo.

Quiero aclarar que uso gordo o gorda indistintamente, de forma neutra, nunca peyorativa o negativamente, y que evito usar sobrepeso y obesidad que son términos más usados por la medicina.

Déjame tus datos para enviarte ¡GRATIS! las dos claves esenciales para adelgazar:

Ser una persona gorda no está de moda.

Ser gordo o gorda actualmente no está de moda, no es algo socialmente aceptado, se  juzga a las personas gordas como glotonas y con falta de voluntad.

Se les dice que si quisiesen serían delgadas, que es culpa suya ser así, que deberían esforzarse por adelgazar. Además, se les dice que no son saludables, que enfermarán y morirán antes si no adelgazan.

¿Cómo se siente una persona en un cuerpo gordo?

Generalmente, mal, muy mal, rechazada, juzgada, criticada, soportando una presión familiar o social constante, acosada en la escuela, culpable, frustrada, impotente, sola, triste.

Lo que estoy afirmando es que para muchas personas tener un cuerpo gordo es igual a un sufrimiento emocional intenso por algo de lo que no tienen ninguna culpa, es solo fruto de la genética.

El modelo de belleza a lo largo de los años.

El modelo de belleza actual para las mujeres es ser alta delgada y esbelta.

Hay estudios que muestran que solo un 5% de la población femenina mundial tiene un cuerpo de modelo de pasarela. O sea que el 95% de las mujeres del planeta tienen cuerpos diversos y normales.

Este modelo de belleza no responde a nada objetivo, es arbitrario, no tiene ninguna base científica. Es solo una imposición cultural de esta sociedad. Como en otras sociedades se tatúan la cara, se ponen collares en el cuello para alargarlo o se comprimen los pies para que sean pequeños.

En los años 50 en Estados Unidos Marilyn Monroe, era una sex simbol, hoy nadie se fijaría en ella. En Italia lo fue Sofía Loren y en España tuvimos a Sara Montiel. Eran mujeres con curvas.

A lo largo de la historia de la humanidad éste fue el modelo de belleza femenina, y esto es así desde la Venus de Willendorf, de hace unos 22.000 años. Solo hay que dar un vistazo a la historia de la pintura para ver los retratos femeninos. El caso más claro es el de Rubens.

Todo empezó a cambiar después de la segunda guerra mundial. Ten en cuenta que el ideal de belleza refleja los intereses económicos y políticos de esa sociedad.

Lo que sucede es que ser delgado o delgada, que es solo una imposición cultural de la sociedad, ha sido asumido e interiorizado como lo deseable y saludable.

Los medios de comunicación, los anuncios, la moda, las películas, etc. nos muestran constantemente un cuerpo delgado, perfecto, bello, deseable y que todas deben tener.

Con esto, el 95% de las mujeres que no tienen un cuerpo así solo pueden sentirse mal.

La mayoría, especialmente a partir de la adolescencia, interiorizan y asumen algo que solo es cultural y no es representativo de la gran diversidad de cuerpos, que solo prima la delgadez genética como modelo de belleza y de salud.

Déjame tus datos para enviarte ¡GRATIS! las dos claves esenciales para adelgazar:

El impacto de la imposición de un modelo de belleza.

Cuando más poder han conseguido las mujeres a nivel personal, más libertad y mayores posibilidades de elegir, paradójicamente, la relación con el cuerpo ha ido empeorando.

Muchas sienten que no son suficiente buenas, y sienten vergüenza por apariencia física. Al salir de la ducha o al vestirse son los momentos en los que la insatisfacción, el rechazo, el juicio, la crítica al cuerpo están presentes más intensamente.

Mujeres de las islas Fiji

Veamos el impacto que este modelo de ideal de belleza occidental tuvo en las islas Fiji.

Esta sociedad en medio del océano Pacífico gira en torno a la comida y es valorado socialmente el ganar peso y la gordura. Una mujer robusta y grande es atractiva en esa cultura. Es un halago que le digan “has ganado peso”.

En esta sociedad tradicional, con sus propios valores culturales, llegó la televisión en 1995. Un solo canal con programación en inglés de USA, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

La doctora Anne E. Becker, directora de investigación del Centro de Desórdenes Alimentarios de la Escuela de Medicina de Harvard, estudió de 1995 a 1998 el impacto en Fiji del modelo de belleza occidental que transmitían los programas en la televisión.

En 1995 prácticamente no había desórdenes alimentarios en las islas.

Tras 3 años de series y anuncios seductores, en 1998, un 11,3% de las adolescentes habían tenido desórdenes alimentarios.

En una entrevista una adolescente manifestó, “quiero su cuerpo, quiero su talla”, refiriéndose a la actriz de una serie.

En un estudio posterior realizado en Fiji en 2007, por la doctora Becker, entre 520 jóvenes que contestaron un cuestionario y 300 que aceptaron una entrevista, el 45% reconocieron que se habían purgado en el último mes.

Un 25% de las 330 entrevistadas reconocieron haber tenido pensamientos de suicidio en el último año.

Este fue el impacto en unas remotas islas de un modelo cultural en el que prima ser delgada, no importa el tipo de cuerpo que tengas genéticamente. El estándar actual de belleza es arbitrario, no es respetuoso con la diversidad de cuerpos y formas.

Al asumirse como algo normal, lleva al rechazo del propio cuerpo y al sufrimiento emocional de millones de personas que por muchas dietas y ejercicio que hagan nunca lograrán tener un cuerpo delgado, algo que es solo cultural y como tal puede ser rechazado o aceptado.

¿Qué opinas de este modelo de ideal de belleza impuesto por la sociedad, que es arbitrario y no respeta la diversidad?

Espero tus comentarios.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

avatar
1500