El día que aceptes tu cuerpo, te aceptarás a ti, y empezará tu nueva vida.

El día que aceptes tu cuerpo, te aceptarás a ti, y empezará tu nueva vida.

Comparte este contenido:

Aceptar tu cuerpo es un requisito para empezar a cambiar. Esto significa aceptarlo con la forma y el tamaño que tiene ahora.

En  un post que escribí hace poco sobre el cuerpo te expliqué porque tu cuerpo es como es debido a la genética. Ahora te propongo dar un paso definitivo en la relación que tienes con tu cuerpo.

Para algunas personas es difícil entender ¿por qué aceptar mi cuerpo cuando no me gusta, lo rechazo, lo juzgo, lo critico y me siento fatal siendo así?

Cuando rechazas algo, tu cuerpo en este caso, le estás poniendo energía negativa, y lo que no te gusta haces que sea más intenso y dure más.

En este caso, detestar tu cuerpo, hace que sigas con más sobrepeso, más tiempo, y que lo sigas pasando mal emocionalmente.

¿Qué significa aceptar tu cuerpo?

Aceptar el cuerpo no significa tirar la toalla o rendirse.

Significa que no me gusta lo que veo en el espejo, pero es lo que es, es lo que hay aquí y ahora. Ese cuerpo delante de ti en el espejo nunca cambiará si lo sigues rechazando y solo tú lo pasarás mal.

Es un acto de valentía e inteligencia el echo de aceptar tu cuerpo.

Es decir, “Así es como soy ahora. No sé cómo será mi cuerpo en el futuro. Sé que, si quiero cambiar, primero he de sentirme bien conmigo como soy ahora”.

Todas las ideas sobre el cuerpo que tienes no vienen de ti, son de la sociedad que impone un modelo, vienen de fuera. Es tu opción evaluar si el modelo de belleza actual que prima la delgadez es el tuyo, puedes rechazarlo y tener tu propio punto de vista, como lo tienes en muchos aspectos de tu vida.

Cuando decidas aceptar tu cuerpo, descubrirás que los pensamientos negativos sobre él continúan porque llevas años así y son automáticos. Esto es lo que puedes hacer cuando te sorprendas con un pensamiento crítico sobre tu cuerpo, te repites, “Acepto mi cuerpo y elijo respetarme“.

Lo haces en voz alta o mentalmente según la situación. Haciendo esto consistentemente desprogramas el rechazo a tu cuerpo, y así éste será cada vez menos frecuente y menos intenso.

¿Qué hacer para empezar a aceptar tu cuerpo?

El siguiente paso es que empieces a mirarte en el espejo. Si no lo tienes, cómprate un espejo de cuerpo entero.

Aprovecha para mirarte en él cuando sales de la ducha, sí de cuerpo entero y sin ropa. Para aceptarse hay que conocerse. Tienes que ver quién eres para aceptarte.

Al principio te verás cómo una persona gorda y no te gustará tu cuerpo, porque lo ves como un todo que es gordo.

Una clienta me contó esto. Su hijo de 5 años llegó a casa después del colegio y notó que algo le preocupaba. Le preguntó y el niño le contestó, “mamá estoy triste porque los compañeros dicen que eres gorda y se ríen de ti. Yo te quiero tal como eres, son tontos”.

Piensa en el rostro, la mayoría de las caras no encajan en el ideal de belleza, pero prácticamente nadie detesta o critica su rostro. Lo vemos frecuentemente en el espejo y lo aceptamos sin más

De la misma manera, si empiezas a mirar tu cuerpo diariamente en el espejo sin juzgarte, de una forma neutra, lo aceptarás como has hecho con tu rostro.

Empieza a fijarte mejor, recorre tu cuerpo, obsérvalo. Tómate tu tiempo. Nota qué partes te parecen más agraciadas, cuáles te resultan atractivas. Mírate sin reproches, sin criticarte. Si surge la negatividad, paras y sigues al día siguiente otra vez.

Déjame tus datos para enviarte ¡GRATIS! las dos claves esenciales para adelgazar:

También te sugiero que te deshagas de la báscula o la guardes.

Es contraproducente que cuando estás aceptando tu cuerpo, dejes que una cifra determine cómo te sientes. Permitir que un objeto externo te dé una cifra y juzgues si te has portado bien o mal es inaceptable en este proceso. Notarás los cambios en tu cuerpo sin necesidad de pesarte, por la ropa, tu estado de ánimo, la agilidad y la energía que sientes.

Abre el armario y deja solo la ropa cómoda que te va bien ahora. Toda la ropa del pasado y del futuro la guardas aparte. Si es necesario ves a comprarte ropa, elije los atuendos que te hagan sentir bien, elegante, atractiva, cómoda con el tamaño que tienes ahora. El objetivo es que te pongas ropa que te haga sentir bien.

Ahora puede empezar tu nueva vida.

Si has empezado a repetir la frase cuando te das cuenta de que te criticas, te miras diariamente en el espejo, te has deshecho de la báscula, has limpiado tu armario y llevas ropa que te hace sentir bien, estás empezando a aceptar progresivamente tu cuerpo y estás lista para vivir tu vida.

Si en el pasado has hecho o dejado de hacer cosas por tu peso, ahora que aceptas tu cuerpo y te aceptas a ti, es el momento de elegir. Cuando te aceptas, tu peso ya no determina lo que haces o no haces. Te sientes con derecho a vivir tu vida.

Cheri K. Erdman, autora del libro Nothing to Lose, expresa claramente su punto de vista sobre la aceptación del cuerpo y las dietas:

“La esencia de mi definición de la aceptación del tamaño del cuerpo se basa en no hacer dietas. Creo que,si estás haciendo una dieta para bajar de peso, no estás aceptando tu cuerpo tal cual es. Las dietas son una forma distorsionada de relacionarse con el cuerpo, una forma de negarlo, controlarlo y maltratarlo”.

¿Sientes el poder que te dará tomar el control de tu vida?

¿No te apetece dejar de rechazarte y que el peso no sea nunca más un problema?

Espero tus comentarios al final de este artículo.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

avatar
1500