¿Como deprisa o disfruto comiendo?

Comparte este contenido:

Si te observas comiendo podrás notar que posiblemente comes deprisa. Tragas los alimentos sin masticarlos bien. Seguramente cuando comes estás distraído/a, pendiente de otras cosas o de tus propios pensamientos. ¿Sueles usar el móvil cuando comes?

Seguramente “disfrutar comiendo” es más un pensamiento o una creencia que una experiencia física cuando comes. Comer rápido, incluso de pie, y tragar en unos pocos bocados es un hábito negativo muy común.

Mi abuela decía sonriendo en la mesa cuando era un niño, “cuando comas, come”, y tenía razón, aunque no llegué a entenderlo hasta muchos años más tarde.

¿Qué dicen los estudios?

Un estudio de la universidad de Estocolmo demostró que las personas que comen distraídamente o deprisa pueden llegar a comer hasta un 25% más.

Ves a un cine y observa a la gente que entra en la sala con los cubos de palomitas, acaban con ellos porque están distraídos viendo la película.

En la universidad de Princenton, situada en el estado de Nueva Jersey, hicieron un experimento muy revelador de cómo comemos. En una sección de los comedores universitarios, fijaron unos cuencos de sopa en las mesas con un mecanismo oculto que los iba rellenando mientras el estudiante ingería la sopa.

Los participantes en el experimento eran invitados a sentarse en la mesa y tomar sopa. Mientras el estudiante charlaba, usaba el ordenador o su móvil y tomaba la sopa distraídamente, el cuenco se iba rellenando sin que lo percibiese.

Al salir del comedor les preguntaban, cuántos cuencos de sopa habían tomado. Los estudiantes respondían, extrañados por la pregunta, que uno.

No era cierto, los estudiantes ingerían entre dos y cuatro cuencos sin notarlo porque no prestaban atención. Comían distraídamente.

 

Al comer sin prestar atención, es muy posible que te acabes todo lo que hay en el plato sin notar la sensación de saciedad. Y este es un hábito negativo porque comerás más de lo que tu cuerpo necesita, engordarás y apenas habrás disfrutado de lo que has ingerido.

Hemos pasado por Estocolmo y Princenton para acabar donde habíamos empezado, con mi abuela que me decía, “cuando comas, come”. Por favor, evita los móviles, los ordenadores, la radio, la televisión, los libros, los periódicos o las revistas. Estate presente, es muy importante comer prestando atención. “Cuando comas, come”.

Tu objetivo: comer con la intención de disfrutar lo que comes

Te invito a que tu objetivo, de ahora en adelante, sea comer con la intención de disfrutar de lo que comes. Te voy a explicar cómo puedes empezar a entrenarte para conseguirlo. Cuando decidas comer, coges el tenedor, llevas un bocado a la boca, dejas el tenedor en la mesa, y mastica con la intención de disfrutar lo que tienes en la boca.

El placer al comer está en la boca, en las papilas gustativas, el olor, el sabor, la textura e incluso la temperatura. Al masticar notarás si te gusta o no te gusta. Si no te gusta, ¿para qué seguir comiéndolo?, la vida es muy corta. Si te gusta, sigue masticando, nota la textura el sabor y cuando no quede sabor tragas.

Ten en cuenta que el placer al comer es algo físico, que experimentas a través de las sensaciones en la boca, al igual que sientes el calor o el frío, a través de la piel. El placer no es un pensamiento o una creencia, es una experiencia física.

Sigues comiendo y de nuevo coges el tenedor, llevas otro bocado a la boca y lo masticas con la intención de disfrutarlo, notando los matices del sabor y las texturas de cada trozo. Sigues comiendo así. Como tu intención es disfrutar comiendo masticarás sin prisa, degustando lo que tienes en la boca.

No se trata de contar cuantas veces masticas, no te lo recomiendo porque ya sabes contar. No se trata de masticar despacio, acaba siendo aburrido.

La clave es comer con la intención de disfrutar.

Masticarás más o menos veces, dependiendo del tipo de alimento: una ensalada, el pescado, la carne, la verdura o la fruta, son muy diferentes.  Imagina un trozo de zanahoria, tendrás que emplearte a fondo porque es muy densa. Piensa en los guisantes, es muy diferente, son menos densos.

¿Cuál es la clave para disfrutar comiendo?

La clave para disfrutar comiendo, es hacerlo con la intención de disfrutar, así te adaptarás a cada alimento. Es como el punto de embrague de un coche.

Cuando comes así notarás algo especial en el estómago después de unos bocados. ¿Me sentiré lleno/a? No, sentirse lleno/a es haber comido demasiado, haberse pasado.

Sentirás la sensación de saciedad y así podrás parar de comer porque ya tendrás bastante energía. Comiendo de esta forma adelgazarás de una forma saludable.

Sí, adelgazarás. Un beneficio muy importante de disfrutar comiendo es que sentirás la saciedad, es decir que comerás menos, no desde el control mental, sino desde la inteligencia de tu estómago que te avisa cuando tienes suficiente energía, entonces paras de comer y así adelgazas saludablemente.

Cuando controlas desde la cabeza no funciona, en cambio cuando disfrutas comiendo, comes menos sin pasar hambre y así pierdes peso de forma natural, siguiendo la señal de saciedad de tu estómago.

Quiero destacar la importancia de comer con la intención de disfrutar comiendo.

Es un cambio radical en la forma de comer, es pasar de tragar sin sentir nada, a que sea algo especial en cada momento. Disfrutar comiendo hará que digieras mejor los alimentos y aumentará tu bienestar.

Al disfrutar comiendo podrás sentir la saciedad y parar de comer. Nunca sentirás saciedad si comes deprisa o distraídamente. Recuerda a mi abuela, “cuando comas, come”. La saciedad sólo la sentirás si disfrutas comiendo, si saboreas cada bocado, si degustas lo que tienes en la boca hasta que ya no queda nada de sabor o textura.

Te animo que empieces a comer así.

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

En 1994 me mudé a Estados Unidos donde completé los estudios de Piscología Espiritual en la Universidad de Santa Mónica y posteriormente amplié mi formación en Stanford en California. Master en Hipnosis, terapeuta, coach co-activo y especialista en gestión de las emociones.


Comparte este contenido:

1 comentario en “¿Como deprisa o disfruto comiendo?

Deja un comentario


*