Comer conscientemente

Comparte este contenido:

Thich Nhat Hanh en su libro “El corazón de las enseñanzas de Buda: el arte de transformar el sufrimiento en paz, alegría y liberación” relata una historia zen que habla sobre un hombre y un caballo. El caballo galopa rápidamente, y parece que se dirige a un destino importante. Un transeúnte le pregunta “¿Adónde vas tan deprisa?” Y el jinete contesta: “No lo sé, pregunta al caballo”. Ahora, yo te pregunto ¿sabes comer conscientemente?

Muchos de nosotros cabalgamos rápidamente en un caballo, pero no sabemos adonde vamos y no podemos detenernos. El caballo es la energía de la costumbre, la fuerza de los hábitos que nos llevan y que no sabemos o podemos cambiar. Siempre estamos corriendo. Y así es muy dificil comer conscientemente.

Corremos comiendo, comemos deprisa, masticamos lo justo para poder tragar y continuar con nuestros quehaceres.

Comer es una rutina necesaria, algo que debemos hacer rápidamente para alimentarnos y seguir el ritmo trepidante de nuestras vidas.

La ciencia nos ha demostrado que lo que comemos y bebemos, y el modo en que comemos y bebemos, influyen profundamente en nuestro bienestar físico y mental.

Comemos de promedio unas tres veces al día. Hemos de entender que esos son momentos especiales en que nos vamos a nutrir. Respiramos automáticamente, pero tenemos una gran capacidad de decisión en lo que comemos y cómo lo hacemos.

Mi método y comer conscientemente.

A medida que mis clientes siguen mi método para adelgazar van notando que están más presentes cuando comen. Ya no mastican deprisa. Saborean y disfrutan la comida. Notan que dejan de comer o beber “porquerías” simplemente porque ya no les apetecen. Notan que comen menos sin esfuerzo.

Cuando sienten que tienen bastante, paran de comer sin importarles lo que queda en el plato. Aceptan su cuerpo progresivamente. Y lo más importante se sienten más tranquilos, relajados y con más autoestima.

Mi método está diseñado para que alcancen estos objetivos y adelgacen de una forma saludable. Una de las claves es comer conscientemente.

Y el primer paso para notar todos los cambios que experimentan es estar presentes cuando comen y comer conscientemente. Esto está al alcance de todo el mundo. Te voy a dar algunas claves de cómo empezar a hacerlo:

comer-móvil-distracciones

¿Cómo comer conscientemente?

Es fundamental que algo que me decía me abuela cuando era un niño, “cuando comas, come”. Es sorprendente como las personas mayores pueden decir tanto con tan pocas palabras. Lo que me decía es que hay que evitar distracciones cuando comemos, como el móvil, la televisión, la radio, la prensa, etc.

Es un momento importante cuando te alimentas y requiere tu atención. Evita distracciones.

A continuación, empieza a observar tu estado anímico, es muy sencillo. Cierra los ojos y repasa tu cuerpo de arriba abajo, empieza por la cabeza y sigue por los hombros, los brazos, el cuello, la espalda, el pecho, el vientre, las caderas y las piernas. Se trata de que recorras mentalmente tu cuerpo para notar si hay alguna tensión física. Esta tensión suele estar relacionada con emociones no resueltas. Detente un momento y las observas sin juzgarlas, sin intentar controlarlas o querer huir de ellas.

Observa también tu estado mental, nota los pensamientos en la mente, algo te preocupa, notas tu mente agitada o tranquila.

Ahora pon tu atención en el estómago, nota si tienes hambre realmente. Piensa que es perfectamente normal que no tengas hambre en alguna ocasión, muchas personas comen en exceso, tienen sobrepeso y a su cuerpo no le hace falta energía, sino que le sobra.

Si tienes hambre, observa qué te apetece comer: algo frío, caliente, líquido, cremoso o consistente. De qué tipo: verdura, fruta, carne, pescado, etc. Una mujer de 45 años que seguía mi método me habló de lo bien que se sentía al poder conectar con lo que le apetecía a la hora de comer y lo bien que le sentaba comer conscientemente.

Con un poco de práctica este simple ejercicio hará que estés presente cuando comes.

Comer Conscientemente

Comer conscientemente es comer disfrutando.

Además, cuando comas, come con la intención de disfrutar lo que tienes en la boca, nota el sabor, la textura, observa si te gusta. Te sorprenderá lo que puedes descubrir al comer conscientemente.

Una clienta me comentó que al hacer esto notó que el pan tostado industrial que solía comer le sabía a papel y dejo de consumirlo. Si algo que solías comer de pronto no te gusta es que estás prestando atención y notas realmente el sabor de lo que comes.

Un buen hábito es dejar el tenedor o la cuchara en la mesa entre bocado y bocado, así te das tiempo de saborear realmente lo que estás comiendo. Haciéndolo de esta manera, notarás que con cada bocado la comida va perdiendo sabor.

El primero será exquisito y los siguientes cada vez serán menos placenteros. Además, notarás la sensación de saciedad en el estómago. No significa sentirse lleno, eso lo notas cuando has comido demasiado.

Es una sensación en el estómago que te dice que ya tienes suficiente energía en el cuerpo.

Los científicos han notado la capacidad del organismo para detectar cuándo has comido bastante y tienes suficiente energía. No te ha de extrañar, cuando sienes sed y bebes agua, hay un momento en el que notas que ya no tienes más sed y paras.

Se ha comprobado que los bebés que ingieren leches maternas preparadas toman más cantidad cuando éstas son mas licuadas y menos cuando son más densas. Los niños hasta cierta edad también notan la saciedad y paran de comer.

Cuando estás presente comiendo observarás que comes menos y te sientes mejor.

Comer conscientemente. Una realidad social y científica.

Se ha comprobado científicamente que la forma en que comemos influye en la absorción de los nutrientes, nuestra salud y bienestar.

Hay un movimiento internacional “slow food”, que preconiza esta actitud a la hora de comer conscientemente. También está muy extendido el concepto de mindful eating, basado en los estudios de Jon Kabat-Zinn sobre Mindfulness y sus beneficios para nuestra salud y bienestar personal.

Pero al margen de estas corrientes puedes empezar a hacerlo por ti mismo siguiendo mis recomendaciones. Solo hace falta que practiques y vayas notando los beneficios de la actitud de estar presente cuando comes.

Por eso te invito a que, sin esperar más, empieces a hacerlo a partir de hoy mismo. No necesitas ir a un cursillo para aprender más, con las pautas que te he dado tienes más que suficiente.

Y recuerda que se aprende practicando.

Déjanos un comentario, ¿crees que comes conscientemente? ¿qué vas a hacer para comer conscientemente?

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500