Beneficios de la Técnica para Resolver la Ansiedad y las Emociones (TRAE)

Comparte este contenido:

Hoy quiero compartir contigo la experiencia de varias decenas de clientes que han pasado por mi curso para resolver la ansiedad y las emociones.

Se trata de un intensivo de un mes que diseñé en julio de 2018 y del que puedes ver una Presentación en vídeo en el siguiente enlace.

VER VÍDEO DE PRESENTACIÓN TRAE

Durante dos años había enseñado la Técnica para Resolver la Ansiedad y las Emociones (TRAE), a cientos de clientes. Aunque la aprendían rápidamente, notaban su eficacia y experimentaban sus beneficios, no la usaban habitualmente y con el tiempo parecían olvidar este eficaz recurso para resolver la ansiedad y las emociones. Esto me frustraba y decidí encontrar una solución.

Tenía estos objetivos en mente tras mi experiencia con los clientes:

  • El primero era que creasen el hábito de usar TRAE cada día, porque una vez creado este, ya es automático, se usa TRAE sin esfuerzo. Un plazo de 1 mes en el que practicarían las emociones a demanda, a diario, daría como resultado la creación del hábito y se arraigaría debido a los beneficios que obtendrían durante este periodo de tiempo.
  • El segundo objetivo era que adquiriesen músculo emocional, es decir que fuesen capaces de sentir cualquier emoción por intensa que fuese. Las emociones pueden ser intensas, y a veces son recurrentes, es decir, que vuelven y vuelven una y otra vez. Este tipo de emociones son las que se suelen intentar evitar más frecuentemente. Pero si el cliente podía experimentar emociones a diario con éxito, tendría más posibilidades de resolver las que siempre había intentado evitar por su incomodidad o intensidad. En un periodo de un mes, cualquier persona tiene un conjunto variado de emociones de todo tipo y así podría desarrollar el músculo emocional necesario.
  • El tercer objetivo era que practicasen durante un periodo de tiempo suficientemente amplio que les permitiese conseguir beneficios importantes y así arraigar la practica de TRAE a diario. Evidentemente cada persona notaría cambios diferentes, pero cabía esperar que, en general, sentirían más tranquilidad y relajación, que la ansiedad sería menos frecuente y menos intensa o se resolviese, que dejarían de comer compulsivamente y que lograrían cierta paz mental. Un mes parecía ser el periodo adecuado para lograrlo.
  • El cuarto objetivo era que adquiriesen una base de inteligencia emocional al mismo tiempo que aprendían a sentir la emociones con TRAE. Así que decidí crear materiales en formato vídeo, audio y texto para lograr este objetivo. Diseñé los contenidos para que diariamente recibiesen una pieza de información relacionada con la inteligencia emocional y la pudiesen integrar y practicar fácilmente.
  • El quinto objetivo era guiarles y apoyarles a fondo durante este proceso y por eso decidí que les daría un objetivo semanal que se complementaría con una tarea diaria, relacionada con el contenido que les iría dando de inteligencia emocional. Además, había previsto 4 sesiones de supervisión online en grupo, una cada semana, en las que resolvería dudas y los guiaría cuando tuviesen dificultades.

En el pasado había esperado que practicasen a su aire, sin supervisión. La experiencia demostró que era algo irreal. Era evidente que necesitarían una estructura y un tiempo para hacerlo.  Por otra parte, pensé que la energía del grupo les estimularía al darse cuenta de que sus dificultades eran similares a las de los demás participantes, pero superables y sus logros serían compartidos con todos. Se crearía así un proceso de retroalimentación positiva constantemente, tanto para los principiantes como para los que ya estaban más avanzados.

¿Qué percibí?

Desde que empecé el primer intensivo de un mes para resolver la ansiedad y las emociones encontré una gran aceptación. Mis previsiones se iban cumpliendo. Descubrí que fue un acierto diseñarlo online, así podía tener clientes de todas partes sin necesidad de que se desplazasen, ni de horarios rígidos. Podía llegar a una audiencia mucho mayor.

Además, lo diseñé en formato abierto, no había que esperar para empezar, la persona recién inscrita se incorporaba al grupo en marcha sin problema y además sentía el estímulo del progreso de los que iban más avanzados.

En las sesiones de supervisión notaba el buen ambiente entre los participantes y como, al compartir sus experiencias, la energía y el compromiso del grupo se fortalecía. Si alguna persona no podía asistir a una sesión de supervisión solía disculparse y le sabía mal.

También he observado que al tener un límite de un mes esto les estimula a aprovechar la experiencia el máximo, en general. Las personas que no finalizan el intensivo, a pesar de los recordatorios para que participen, son una minoría.

Algunos clientes notan alguna dificultad para dejar de estar en la mente al principio, pero con un poco de práctica y siguiendo mis indicaciones lo consiguen. Algo que destaco en las sesiones de supervisión es que cada uno va a su ritmo y que está bien, porque es así como debe ser.

¿Qué perciben los participantes de TRAE?

La mayoría de los participantes notan más tranquilidad y relajación al cabo de una semana de práctica. También notan la mente menos agitada, sentir las emociones aquieta la mente. Las personas con ansiedad notan que es menos frecuente y menos intensa.

Los que continúan practicando después del mes intensivo logran periodos de varias semanas sin ansiedad.

Esto es un cambio muy importante para ellos que no se podían imaginar que fuese posible.

Un cambio importante es que las cosas que suceden a su alrededor ya no les afectan intensamente como antes y ya no reaccionan automáticamente. Parece que adquieren una cierta perspectiva de la realidad, dejan de tomarse las cosas a nivel personal y de reaccionar constantemente.

Las personas que han tenido fobias o miedos notan que, sin trabajarlos directamente, van desapareciendo o pierden intensidad. Asimismo, las personas inseguras, o faltas de asertividad, se sienten más seguras y empiezan a expresar espontáneamente sus opiniones y deseos.

Aquellos clientes cuya vida giraba entorno a los demás, conectan más con ellos mismos, sus necesidades y deseos. Y dejan de depender de los otros.

No ha habido ningún cliente que no haya notado cambios positivos.

Y parece que al activar la inteligencia del organismo para resolver las emociones cada persona progresa de una forma única y a su propio ritmo. Además, en ningún caso los cambios experimentados se han revertido, se mantienen. Los clientes notan los cambios de una forma natural, como algo que sucede y que les es propio.

Los que mantienen una practica consistente a lo largo del tiempo notan que sentir las emociones es cada vez más automático, que tardan menos en resolverlas y a veces encuentran formas sorprendentes de activar el proceso, en algunos casos es algo automático.

Todos estos beneficios se logran usando la Técnica para Resolver la Ansiedad y las Emociones (TRAE) porque lo que están descubriendo los clientes con ella es la capacidad innata del organismo de resolver las emociones si la mente no interviene interfiriendo el proceso.

VER VÍDEO DE PRESENTACIÓN TRAE

SOBRE EL AUTOR:

Luis Navarro

Me formé en Estados Unidos, donde residí 8 años. Soy terapeuta por la University of Santa Mónica (California) Hipnoterapeuta Clínico y Master en Hipnosis, coach co-activo por CTI y experto en emociones. Ayudo a mis clientes a dejar de fumar, adelgazar y a procesar las emociones.


Comparte este contenido:

Deja aquí tus comentarios:

¡Se la primera persona en comentar!

avatar
1500